miércoles, 19 de diciembre de 2012

Los ancianos en nuestra sociedad actual

Si la memoria es como un saco que vamos llenando de conocimientos y experiencia, no se puede comparar la cabeza de un joven con la de una persona de ochenta años, tentiendo en cuenta que esté sana mentalmente. A lo largo de toda su larga vida habrá ido aprendiendo cosas, memorias y conocimientos que probablemente siguen siendo relevantes en nuestra sociedad.
Tomamos por ejemplo un libro sobre la segunda guerra mundial, que nunca será tan vivo y completo como los conocimientos que debe haber en las cabezas de aquella gente que ha vivido los eventos contados.
Pero esta gente, que tiene tanto que contar, es a menudo olvidada, y no aprovechamos aquello que podríamos aprender de ellos. Por ejemplo, la mayoría de los grandes científicos de la história siguen vivos y sanos, pero no se les da la atención que se debería, enfocándose sólo en los jóvenes prometedores.
Esta gente quizás no trabaje, por tanto no contribuyendo directamente a la economía de la sociedad, pero sigue pagando impuestos, lo que les hace una importante parte de la población, que sin embargo es obviada y recluída.
En conclusión, podrían aportar más si se les incluyese en la comunidad, en vez de ocultarlos en residencias, donde no se puede aprovechar sus conocimientos. Por ejemplo, podrían participar en la educación, transmitiendo sus experiencias directamente a la juventud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada